Las farmacéuticas Rosa López y Ruth Cost ya están en España

El pasado día 14 de mayo las farmacéuticas Rosa López y Ruth Cost, han regresado a España tras su viaje al Chad. La farmacéutica Rosa López, que viajó al Chad en el mes de noviembre de 2017, ha participado en el Proyecto de farmacia que desarrolla la Fundación El Alto en el Hospital de Bebedjia hasta que el día 14  de mayo regresó a casa junto con la directora de proyectos Ruth Cost que había ido un mes a conocer la situación del hospital y supervisar el funcionamiento del servicio de farmacia implantado. 

Los objetivos de la farmacéutica Rosa López se centraban en la búsqueda y contratación de un trabajador local para el servicio de farmacia y formarle en  todas las áreas del servicio para conocer el circuito de los medicamentos en el hospital. Con el tiempo, este trabajador va a ser el supervisor del servicio de farmacia y la persona que va a mantener informada a la Fundación El Alto de su gestión.

Otra de las tareas a destacar ha sido la mejora en la gestión del almacén central de medicamentos y material sanitario. Se han creado documentos donde se indican aquellos medicamentos ya caducados o próximos a caducar (con un margen de hasta tres meses) para que los médicos comiencen a darles salida prioritaria, y al mismo tiempo, se registran así los medicamentos caducados que se retiran cada mes. La ventaja de estas actividades es notable porque ayudan a los prescriptores a hacer un uso más racional del medicamento y se evitan caducidades que a la larga son pérdidas para el hospital. También, se han emtido circulares periódicamente para poner en conocimiento de todas las áreas del hospital la rotura de stock de un medicamento y su alternativa existente. Esta labor es muy importante porque debido a la situación de crisis económica del hospital estas roturas son muy habituales y los prescriptores no suelen buscar alternativas en la medicación, muchas veces por desconocimiento, así que aquí la labor del farmacéutico es esencial para no dejar a ningún paciente sin tratamiento.

La Fundación El Alto está muy satisfecha con el trabajo que ha desarrollado la farmacéutica Rosa López, quien ha aportado estas mejoras gracias a su experiencia previa como voluntaria en el proyecto de farmacia del hospital de Kitgum, en Uganda, donde trabajó durante más de 6 meses. 

Español